Cómo organizar tu día de trabajo en 6 pasos para ser más productivo

Aprender a organizar tu tiempo laboral es una gran herramienta y uno de los grandes desafíos del mundo actual es aprender a organizar el tiempo. Una clave fundamental para gestionar mejor el uso del tiempo es aprender a organizar la jornada laboral.

Muchas personas consideran que solamente con llevar una agenda al día es suficiente; y, sin embargo, están inmersos en multitud de tareas superpuestas, en las que el cuerpo, el cerebro y el espíritu no sabe por dónde empezar.

De allí que es esencial priorizar entre lo urgente y lo importante, tener rutinas de productividad y aprender a generar mejoras permanentemente ya que, de esta forma, lograrás adquirir la destreza de gestionar decenas de flujos de trabajo y no procrastinar.

Te presentamos estos tips para organizarte mejor:

 

1 – DEFINIR TUS OBJETIVOS AL COMENZAR EL DÍA.

Aunque no lo parezca, el tener el mapa de ruta antes de lanzarte a la calle rumbo al trabajo es muy alentador para conseguir la energía que necesitas. Definír claramente antes de cerrar el día anterior cuáles serán las prioridades del siguiente, y registralas para no olvidarte es sin duda una de las mejores estrategias para tener claras tus metas

 

2 – EMPEZAR POR LO MÁS DIFÍCIL.

Uno de los principales problemas de la organización del tiempo de trabajo es que no se sabe por dónde comenzar. La mejor sugerencia es que avances en primer lugar con aquellas tareas  desafiantes y que requieren un alto nivel de enfoque y energía. Comenzar por lo más difícil te traerá una sensación de alivio en la sobrecarga laboral que puedes experimentar si lo vas posponiendo durante el día.

 

3 – PROGRAMAR LAS TAREAS.

Es conveniente trabajar con un sistema de organización que te permita programar  todas las tareas. Puedes utilizar tu agenda para hacerlo o cualquier programa o aplicación de gestión del trabajo. La clave está en que vas a programar absolutamente todas las acciones que necesites realizar. Este es un gran déficit que tienen las personas sobreocupadas, ya que indican como importantes ciertas cosas, y otras no las registran.

 

4 – MANTENER SÓLO REUNIONES INDISPENSABLES Y BIEN ORGANIZADAS.

Las reuniones deben de ser  programadas a consciencia, con el temario circulado entre todos los presentes tres días antes, registro de las decisiones tomadas, plazos y responsables. Además, una reunión general y frecuente no debería durar más de 30 ó 40 minutos. El seguimiento posterior es clave para empezar a adquirir la gimnasia de hacer que sean productivas desde que comienzan hasta que terminan.

Si trabajas en coworking asegúrate de apartar las salas o lugares de tus reuniones unos días antes para que no tengas problema.

 

5 – ADMINISTRAR CORRECTAMENTE EL FLUJO DE TRABAJO.

En los últimos años se observa una tendencia en las empresas a que se agotan más rápido los mejores empleados, ya que son ellos los que suelen estar abrumados de tareas que los mas flojos no hacen por distintos motivos. El aprender a priorizar entre urgente e importante, qué se puede delegar y qué dejar de lado por el momento es esencial para administrar el flujo.

 

6 – DEDICARSE MOMENTOS PERSONALES CADA DÍA.

Muchas veces en la velocidad de lo laboral te postergas y dejas de lado la parte humana, y esta es muy esencial para que sigas viviendo lo que haces con pasión y energía. Dentro de tu agenda registra las pausas y también las actividades personales impostergables y también hazlas importantes. En el trabajo es fundamental que hagas pausas: lo recomendable es que cada hora y media estires tu cuerpo, aprendas a respirar con diversas técnicas. También es importante que establezcas lo más claramente posible tus horarios laborales.

 

En ZenIT podrás encontrar el espacio de trabajo para poder implementar estos tips y trabajar de la mejor manera conócenos y contáctanos para conocer más:

contacto@zen-it.com.mx