10 consejos de finanzas para emprendedores

 

Hablar de finanzas para emprendedores nos obliga a sumergirnos en un terreno que seguramente es muy poco atractivo. La mayoría de los emprendedores se centran en tener una web, diseñar una estrategia de marketing, crear promoción a sus productos, poner en marcha su negocio y se olvidan de lo más importante… Las finanzas.

Para que cualquier negocio se mantenga sano ahora y en el futuro, es imprescindible que se lleve un buen control de lo que ocurre con la parte económica. Saber las bases para optimizar tu rentabilidad y saber qué pasa realmente en tu negocio.

 

  • Separa las finanzas personales de las profesionales

Por comodidad, es posible que los gastos e ingresos de tu negocio estén asociados a tu cuenta bancaria personal y tengas todo mezclado esto es lo peor que se puede hacer, una cosa son los gastos que generas en tu vida personal y otra los relativos a tu negocio. Por eso, el primer consejo es que las mantengas separadas si quieres ser un emprendedor de éxito.

  • Ponte un sueldo

Como estás al frente de un negocio unipersonal y además es tuyo, lo más seguro es que no te hayas asignado un sueldo mensual. Si necesitas dinero, lo sacas y listo. Unas veces tomas más y otras menos, tu negocio es una empresa y así debes entenderlo y vivirlo. Por eso, una de las primeras medidas que tienes que tomar si no lo haces todavía es definir un sueldo fijo mensual. Esa será la cantidad que te corresponda y no podrás tocar ni un peso más.

  • Revisa las cuentas cada mes

¿Cómo pretendes mejorar la rentabilidad de tu negocio si no mides lo que pasa en él? Igual que para mejorar tu productividad mides el tiempo que le dedicas a cada tarea, para optimizar las cuentas tienes que revisarlas periódicamente. Para ello, bloquea en tu agenda al menos una hora al mes y durante esos 60 minutos pon en orden los movimientos que se han producido en los 30 días anteriores.

Esta práctica es útil para controlar las finanzas y también te ayudará a detectar posibles errores financieros que estés cometiendo y ni siquiera sepas.

  • Fórmate en finanzas para emprendedores

Nadie nace sabiendo y ser emprendedor no te convierte en un experto en finanzas, por eso, para cubrir tus lagunas administrativas es importante formarse lee blogs y libros sobre finanzas, cuanto más sepas al respecto, mejor organizarás tu información y controlarás lo que ocurre con tus cuentas. Otra opción es apoyarte en un coach de finanzas para emprendedores que te oriente y te ayude a dominar la administración de tu proyecto.

 

  • Establece objetivos concretos trimestrales

Definir un objetivo es fundamental para saber qué camino debes tomar para llegar a él, por eso, es recomendable que fijes objetivos económicos, tanto si ya llevas tiempo con tu negocio como si acabas de arrancar tu proyecto y eres un emprendedor novato. A medida que pasen los meses, sabrás si te estás acercando a tu objetivo o debes emprender alguna acción para redirigir tu negocio en la dirección correcta, piensa metas alcanzables y avanza poco a poco y paso a paso.

  • Diversifica e invierte

Invertir en ti mismo y en tu negocio es importante, desde luego, pero jugártela a una sola carta puede ser arriesgado. Por eso, lo mejor es que diversifiques tu entrada de ingresos. Por ejemplo, si vendes un servicio principal, podrías ofrecer un servicio secundario y de una forma pasarías a tener 2 posibles vías de ingresos, además, invierte siempre parte de los beneficios. Para mejorar y crecer (como profesional y como negocio), necesitas invertir.

  • Automatiza y usa herramientas que te faciliten las cosas

Automatiza todo lo que puedas, por ejemplo, las transferencias por internet, la facturación o los pagos a tus cuentas cada mes. Lo mismo que las publicaciones de tus redes sociales y los embudos de ventas, también se pueden automatizar muchos aspectos relacionados con las finanzas.

Vivimos en la era de la tecnología y existen al alcance herramientas especializadas en gestión y administración de finanzas para emprendedores en las que puedes apoyarte y que se encargan de todo esto.

  • Establece presupuestos

La mayoría de los emprendedores hacen inversiones y compras a golpe de improvisación. El resultado es que se producen desequilibrios constantemente, invertir está muy bien, pero hay que hacerlo de forma responsable para no asfixiar tu negocio. Cuando estableces un presupuesto mensual, sabes de antemano cuál es tu tope de gasto y no te llevas sorpresas de las malas.

Si un mes ves un curso o una herramienta que te vendría muy bien, pero supera el presupuesto que has fijado, espera a otro mes para hacerte con ello.

  • Ten un colchón de imprevistos

Cuando emprendes, es normal tener meses con picos de trabajo y otros algo más flojos. Destinar una cantidad de dinero cada mes a alimentar un colchón de imprevistos te permitirá tener tranquilidad mental y emocional, afrontar gastos inesperados y evitar que cada dos por tres tu cuenta bancaria se quede tiritando.

Por eso, lo ideal es que tengas un colchón con el que cubras tus gastos fijos entre 6 y 12 meses. Además de proporcionarte tranquilidad, podrás tomar mejores decisiones de negocio.

 

  • Delega en una gestoría

No caigas en el síndrome del superhéroe y pretendas hacerlo tu todo, es importante que contrates los servicios de un gestor profesional que se encargue del papeleo, presentación de impuestos ante Hacienda, declaraciones y demás entretenimientos financieros. De esta forma tu podrás dedicarte a lo tuyo, a lo que eres bueno de verdad.

En ZenIT podrás encontrar el espacio de trabajo para poder implementar estos tips y trabajar de la mejor manera conócenos y contáctanos para conocer más: contacto@zen-it.com.mx